Testimonios >

Los pacientes comparten sus historias acerca de los reemplazos articulares
  • Manuel Ferreira

    “Me arrepiento de haber perdido tanto tiempo”

    En 1996, Manuel tenía 58 años, cuando fue advertido acerca de la necesidad de un RTC, pero su temor a las cirugías hizo que la pospusiera hasta mayo del 2004.
    “Sentía dolor al caminar o al bajar y subir del auto, incluso estando acostado. Tomaba algún medicamento analgésico o anti-inflamatorio que momentáneamente me ayudaba pero al rato otra vez el dolor. Sabía que no era la solución pero no quería ni pensar en operarme.
    Mi andar se había resentido. Un día me caí y pensé en mi cadera enferma. Me reuní con el equipo médico que me asistía y expuse todas mis dudas. Solicité anestesia total, no quería ver ni escuchar nada de la intervención. Aunque sé que no es aplicable para todos los pacientes, en mi caso se consideró factible.
    Un viernes me implantaron mi nueva cadera derecha. Esa noche seguí el partido de San Lorenzo contra Olimpo de Bahía Blanca……perdimos.
    El domingo comencé con la rehabilitación. Y el día lunes me fui a casa.”

    Lo más sorprendente para Manuel fue la ausencia total de dolor, hacía años no tenía esa sensación, y reaccionó acerca de cuanto había declinado su calidad de vida desde el diagnóstico de artritis. Si bien durante el tratamiento de rehabilitación debió pasar tiempo en cama, y luego distintas etapas de caminata asistida con andador y bastón, lo único que lamentó fue no haber tomado antes la decisión “Me arrepiento de haber perdido tanto tiempo. No fue sólo el dolor físico, estaba triste y eso me afectó social y laboralmente.”
    En noviembre de ese año, este activo vendedor de tintas gráficas, había ganado fuerza y confianza, retomando con plena energía sus actividades. “Me olvido de que tengo un implante, y sé que a veces hago cosas que no debería, pero muy pocas porque sino, Juana, mi esposa, me regaña….pero bueno, yo me siento bien.” Manuel veranea en Mar del Plata. Disfruta cada entrada al mar, la fuerza del agua no lo intimida. Está feliz de haberse operado y agradecido con el Equipo de Traumatología del Hospital Luisa C de Gandulfo que lo asistió y pone especial énfasis en su agradecimiento al Dr. C. Leiva, quien además de ser su médico se convirtió en un gran amigo.


    Estos resultados son específicos para este individuo solamente. Los niveles de actividad individuales después de la cirugía varían dependiendo de varios factores tales como edad, peso y nivel de actividad anterior. Consulte a un médico para obtener información completa con respecto a ventajas, riesgos y resultados posibles.

PACIENTES